Parroquias de Valdeolmos y Alalpardo
Peregrinación a Tierra Santa
Parroquia de Alalpardo
Viaje a Tierra Santa marzo 2017, parroquias de Alalpardo y Valdeolmos. “Un antes y un después en nuestras vidas: peregrinar a Tierra Santa, profundizar en la experiencia del encuentro con Dios, sentirnos Comunidad dentro de una Iglesia que es grande y que es Madre, conocernos más y mejor a nosotros mismos, compartir con los hermanos la amistad, la vida, la fe, dejar al Señor cambiar nuestro corazón, comprender mejor el Evangelio tras conocer aquellos caminos, poner cara a tantas escenas y lugares... pasarlo bien y caminar juntos, junto al Señor que camina con nosotros” Mª Jesús García. Lo primero presentaros a nuestro guía José Antonio, responsable de que todo el viaje fuese un éxito. Estableció un régimen de horarios sin posibilidad de discusión, que nos ayudó a estar todos atentos a cumplir con el plan diario establecido, de este modo llegamos a visitar todos los lugares, en la mayoría de los casos con comodidad y sin aglomeraciones. En cada uno de los lugares nos explicaba su contenido histórico y espiritual, lo que nos enriqueció mucho el conocimiento de las visitas. Además, sus reflexiones espirituales en cada uno de los lugares fueron realmente aleccionadoras. José Antonio siempre nos tenía a todos conectados por un pinganillo azul, que no nos lo quitábamos ni para hacernos la foto... no vaya a ser que nos diese alguna instrucción importante. Primer día: Basílica de la Anunciación, en la planta baja se encuentra la gruta y en la parte superior con mucha más luz la iglesia, donde oímos la primera misa. Iglesia de San José, allí pudimos ver un baptisterio del siglo I o II de la comunidad judeocristiana, muy interesante los 7 escalones de bajada que simbolizan los siete cielos y 6 recuadros en el suelo que simbolizan los seis Ángeles que rodean al Hijo de Dios. Fuente de la Virgen, es una iglesia greco-ortodoxa, en la que se encuentra la fuente que abastece de agua a Nazaret, por lo que se puede pensar que la Virgen y Jesús se acercarían a esta fuente con frecuencia.  Caná. Los matrimonios que estuvimos, renovamos el compromiso matrimonial, el Padre Jaime fue el encargado de oficiar la ceremonia y ser testigo. Y para terminar este intenso día fuimos al Monte Tabor a visitar la Basílica de la Transfiguración que conmemora la transfiguración de Jesús en presencia de Pedro, Santiago y Juan. Subimos en unos pequeños autobuses, por una carretera estrecha y empinada, y en uno de los autobuses estuvimos acompañados por un grupo de nigerianos, que a pesar de que hacía buena temperatura  iban equipados con guantes y gorro. Por lo que nos dijo José Antonio, el gobierno de Nigeria subvenciona el viaje a Tierra Santa o a la Meca ( en caso de los musulmanes), igualito que en España....   Segundo día: Banias nacimiento del río Jordán, allí con el Padre Jaime renovamos el bautismo, esta vez con agua del río Jordán. Ya renovados, nos dirigimos a Cafarnaún a visitar la Casa de Pedro, y recordamos el episodio en el que desmontan el techo para bajar ante Jesús un paralítico, Mc 2,1-12. También estuvimos viendo  los restos de una sinagoga y casas del siglo I. Siguiente etapa, un paseo en barco por el Mar de Galilea, lugar donde se desarrollan muchos de los acontecimientos mostrados en el Evangelio. Allí, vimos una demostración de la pesca con trasmallo, bailamos y meditamos. El tiempo, con un sol espléndido, acompañó este maravilloso paseo. Después de comer en un restaurante junto al lago, nos dirigimos al monte de las bienaventuranzas, lugar donde se levanta una iglesia dedicada a las bienaventuranzas, allí tuvimos una misa al aire libre, bajo una “sofisticada” tejavana. Tabgha, 7 fuentes, construida en conmemoración a la multiplicación de los panes y los peces, también estuvimos en la capilla del primado de Pedro y en su playa, donde podría estar el muelle de pescadores de Cafarnaún.  A pesar de lo intenso del día, todavía tuvimos tiempo de salir a dar una vuelta  por el paseo del Lago, y tomarnos un té (porque camomila no había), algún refresco y ver dos coipús en las orillas. Tercer día: Baño en  el Mar Muerto, es el único mar en el que no te ahogas por inmersión porque ,aunque te cubra entero, la concentración tan elevada de sal te impide hundirte, sin embargo la entrada fangosa provocó más de una caída. Fue un auténtico placer el baño, con la temperatura del agua ideal, lo peor la cerveza de después del baño que hubo que tomarla en menos de 1 minuto porque el pinganillo empezaba a funcionar. Jericó, Tel es Sultán, visitamos los restos de la ciudad que datan del año 8.000 a.c., recordamos el episodio en el que Jesús entró en Jericó y se alojó en la casa de Zaqueo. Llegada a Jerusalén, misa en el Cenáculo donde el Padre Jaime y el Padre José Antonio renovaron las promesas sacerdotales. Lugar en el que Jesús celebró con sus discípulos la última cena. Basílica de la Dormición de la Virgen, en la cripta de planta circular se encuentra la representación de la Virgen yacente. Fue, especialmente emotivo  escuchar los cantos y rezos de un grupo de cristianos ortodoxos al rededor de la Virgen. San Pedro de In Gallicantu, donde se aprecian unas estupendas vistas de Jerusalén, en la cripta tres iconos que nos recuerdan la negación de Pedro y bajando encontramos la prisión de Cristo. Cuarto día y siguientes.
Parroquias de Valdeolmos y Alalpardo
Peregrinación a Tierra Santa
Parroquia de Alalpardo
Viaje a Tierra Santa marzo 2017, parroquias de Alalpardo y Valdeolmos. “Un antes y un después en nuestras vidas:  peregrinar a Tierra Santa, profundizar en la  experiencia del encuentro con Dios, sentirnos  Comunidad dentro de una Iglesia que es  grande y que es Madre, conocernos más y  mejor a nosotros mismos, compartir con los  hermanos la amistad, la vida, la fe, dejar al  Señor cambiar nuestro corazón, comprender  mejor el Evangelio tras conocer aquellos  caminos, poner cara a tantas escenas y  lugares... pasarlo bien y caminar juntos, junto al Señor que camina con nosotros” Mª Jesús  García. Lo primero presentaros a nuestro guía José Antonio, responsable de que todo el viaje fuese un éxito. Estableció un régimen de horarios sin posibilidad de discusión, que nos ayudó a estar todos atentos a cumplir con el plan diario establecido, de este modo llegamos a visitar todos los lugares, en la mayoría de los casos con comodidad y sin aglomeraciones. En cada uno de los lugares nos explicaba su contenido histórico y espiritual, lo que nos enriqueció mucho el conocimiento de las visitas. Además, sus reflexiones espirituales en cada uno de los lugares fueron realmente aleccionadoras. José Antonio siempre nos tenía a todos conectados por un pinganillo azul, que no nos lo quitábamos ni para hacernos la foto... no vaya a ser que nos diese alguna instrucción importante. Primer día: Basílica de la Anunciación, en la planta baja se encuentra la gruta y en la parte superior con mucha más luz la iglesia, donde oímos la primera misa. Iglesia de San José, allí pudimos ver un baptisterio del siglo I o II de la comunidad judeocristiana, muy interesante los 7 escalones de bajada que simbolizan los siete cielos y 6 recuadros en el suelo que simbolizan los seis Ángeles que rodean al Hijo de Dios. Fuente de la Virgen, es una iglesia greco-ortodoxa, en la que se encuentra la fuente que abastece de agua a Nazaret, por lo que se puede pensar que la Virgen y Jesús se acercarían a esta fuente con frecuencia.  Caná. Los matrimonios que estuvimos, renovamos el compromiso matrimonial, el Padre Jaime fue el encargado de oficiar la ceremonia y ser testigo. Y para terminar este intenso día fuimos al Monte Tabor a visitar la Basílica de la Transfiguración que conmemora la transfiguración de Jesús en presencia de Pedro, Santiago y Juan. Subimos en unos pequeños autobuses, por una carretera estrecha y empinada,  en uno de los autobuses estuvimos acompañados por un grupo de nigerianos, que a pesar de que hacía buena temperatura  iban equipados con guantes y gorro. Por lo que nos dijo José Antonio, el gobierno de Nigeria subvenciona el viaje a Tierra Santa o a la Meca ( en caso de los musulmanes), igualito que en España....   Segundo día: Banias nacimiento del río Jordán, allí con el Padre Jaime renovamos el bautismo, esta vez con agua del río Jordán. Ya renovados, nos dirigimos a Cafarnaún a visitar la Casa de Pedro, y recordamos el episodio en el que desmontan el techo para bajar ante Jesús un paralítico, Mc 2,1-12. También estuvimos viendo  los restos de una sinagoga y casas del siglo I. Siguiente etapa, un paseo en barco por el Mar de Galilea, lugar donde se desarrollan muchos de los acontecimientos mostrados en el Evangelio. Allí, vimos una demostración de la pesca con trasmallo, bailamos y meditamos. El tiempo, con un sol espléndido, acompañó este maravilloso paseo. Después de comer en un restaurante junto al lago, nos dirigimos al monte de las bienaventuranzas, lugar donde se levanta una iglesia dedicada a las bienaventuranzas, allí tuvimos una misa al aire libre, bajo una “sofisticada” tejavana. Tabgha, 7 fuentes, construida en conmemoración a la multiplicación de los panes y los peces, también estuvimos en la capilla del primado de Pedro y en su playa, donde podría estar el muelle de pescadores de Cafarnaún.  A pesar de lo intenso del día, todavía tuvimos tiempo de salir a dar una vuelta  por el paseo del Lago, y tomarnos un té (porque camomila no había), algún refresco y ver dos coipús en las orillas. Tercer día: Baño en  el Mar Muerto, es el único mar en el que no te ahogas por inmersión porque ,aunque te cubra entero, la concentración tan elevada de sal te impide hundirte, sin embargo la entrada fangosa provocó más de una caída. Fue un auténtico placer el baño, con la temperatura del agua ideal, lo peor la cerveza de después del baño que hubo que tomarla en menos de 1 minuto porque el pinganillo empezaba a funcionar. Jericó, Tel es Sultán, visitamos los restos de la ciudad que datan del año 8.000 a.c., recordamos el episodio en el que Jesús entró en Jericó y se alojó en la casa de Zaqueo. Llegada a Jerusalén, misa en el Cenáculo donde el Padre Jaime y el Padre José Antonio renovaron las promesas sacerdotales. Lugar en el que Jesús celebró con sus discípulos la última cena. Basílica de la Dormición de la Virgen, en la cripta de planta circular se encuentra la representación de la Virgen yacente. Fue, especialmente emotivo  escuchar los cantos y rezos de un grupo de cristianos ortodoxos al rededor de la Virgen. San Pedro de In Gallicantu, donde se aprecian unas estupendas vistas de Jerusalén, en la cripta tres iconos que nos recuerdan la negación de Pedro y bajando encontramos la prisión de Cristo. Cuarto día y siguientes.