Parroquias de Valdeolmos y Alalpardo
Peregrinación a Tierra Santa
Parroquia de Alalpardo
Cuarto día: Como siempre nos despertamos a las 6:30 de la mañana para estar en el autobús a las 7:30, listos para la revista, y trasladarnos a Ain Karen, a las Iglesias de San Juan Bautista y de la Visitación. La subida a la Iglesia de la visitación fue un tanto dura, menos mal que era pronto por la mañana y la mayoría habíamos desayunado con “alegría”. En el patio de entrada hay una simpática estatua de María e Isabel embarazadas. En la Iglesia de San Juan Bautista, nos encontramos con la gruta que conmemora el nacimiento de éste. Campo de los Pastores. Lugar donde se sitúa la aparición de los ángeles a los pastores, allí pudimos ver una gruta que era utilizada por los pastores como refugio, y ahora está convertida en capilla. Además, hay construido un pequeño santuario que intenta imitar las tiendas de los pastores y la cúpula con pequeños orificios con cristales que simulan las estrellas. Belén, Basílica de la Natividad, en ella pudimos ver y tocar la gruta y estrella de la Natividad, en este lugar tuvimos sentimientos distintos entre el grupo, para algunos la sobrecargada decoración del lugar estropeaba su encanto y hacía difícil el recogimiento, para otros era un lugar con una fuerza especial, por ser el lugar del nacimiento de Cristo y por la veneración mostrada por los grupos de peregrinos de diferentes países con sus cánticos y oraciones. Nos encontramos con la Basílica en obras, la entrada se realizaba por una pequeña puerta que se llama de la humillación, porque todos teníamos que agacharnos, aunque la realidad de esta pequeña puerta fue evitar que se pudiese entrar al templo a caballo Quinto día, Israel: Monte de los Olivos. Gruta del Pater Noster, nos situamos en una gruta posiblemente muy frecuentada por Jesús y sus discípulos, por ello se construye aquí una basílica. La tradición medieval establece que en este lugar es donde Jesús les enseña a sus discípulos a rezar el Padrenuestro, por eso el lugar está lleno de azulejos con el Padrenuestro hasta en 140 idiomas, en idiomas españoles había unos cuantos. Luego nos dimos un estupendo paseo, hasta Dominus Flevit, dónde había unas magníficas  vistas. Iglesia de la Tumba de María y gruta del Prendimiento, lugar con un encanto muy especial porque históricamente es muy posible que aquí se encontrase la tumba de María. Huerto de los Olivos, alguno de los olivos que encontramos allí pueden llegar a tener hasta mil años y ser descendientes de los que hubo en época de Jesús, en este lugar al coincidir con fin de semana había bastante más gente de lo que habíamos encontrado hasta ahora en el viaje. Junto a él, está la Basílica de la agonía, cuando llegamos estaba celebrando misa un grupo de jóvenes norteamericanos que cantaban y recitaban magistralmente, fue un verdadero placer escucharles. Piscina de Betesda, pudimos recordar el pasaje de Juan, “Hay en Jerusalén, junto a la Probática, una piscina que se llama en hebreo Betesda...Jesús le vio tendido y conociendo que llevaba mucho tiempo, le dice: “¿Quieres curarte?... “ junto a ella teníamos la Iglesia de Santa Ana, con una acústica estupenda, cuando llegamos había tres jóvenes cantando y tras finalizar el Padre Jaime y el Padre Jose Antonio nos cantaron una preciosa pieza. Por la Vía Dolorosa de Jerusalén, siguiendo los pasos de Jesús hicimos el Vía Crucis, hasta llegar al Santo Sepulcro, parte de las estaciones estaban junto a bazares y lugares muy concurridos lo que dificultaba el recogimiento. Al final, casi a la entrada del Santo Sepulcro, nos encontramos con un impresionante cartel que nos recordaba la matanza de 21 cristianos coptos asesinados por el Isis en Libia. Cuando llegamos al Santo Sepulcro, entramos por la zona custodiada por los etíopes, para lo que atravesamos un patio con dos monjes y una pequeña capilla, que nos situó directamente en el corazón de África. Una vez junto a la puerta principal, nos encontramos con una gran aglomeración de gente, enseguida nuestro guía fue a ver que pasaba, estaba cerrada la entrada por un acontecimiento de los cristianos coptos que se despejó en cuanto salieron. Una vez dentro, encontramos el Santo Sepulcro en obras, aunque pudimos entrar el entorno estaba lleno de andamios, por lo que, por consenso general, tenemos que volver para verlo realmente bien. Junto al Santo Sepulcro está la Capilla del Calvario, pudimos tocar la roca, no sin cierta resistencia por parte de un grupo de cristianas rusas que intentaron el adelantamiento lateral, hasta que se encontraron con Jose Antonio que amablemente les indicó el final del grupo. Este lugar es compartido por varias confesiones cristianas, cada una de ellas tiene asignados lugares para su culto, lo que hace que la conservación de muchas de la capillas sea un tanto mejorable, además hace del lugar un sitio bullicioso que no permite el recogimiento debido a tan importante lugar. Cuando volvamos veremos como sortear estas pequeñas dificultades. Sexto día: Celebramos Misa en el Santo Sepulcro, a la que se unieron un grupo de cristianos armenios un poco despistados, el Padre Jaime les dio la bienvenida en inglés y latín, pero creemos que definitivamente no se enteraron de nada. Luego fuimos a visitar el Muro de los Lamentos, donde hay dos zonas separada para el rezo de las mujeres y los hombres, la zona de mujeres bastante más pequeña. La primera vez que fuimos nos dimos cuenta de que las mujeres salían hacia atrás sin dar la espalda al Muro, por lo que hicimos lo mismo, realmente resultó cómico vernos como los cangrejos. Luego ya nos explicaron que sólo lo hacen las judías ortodoxas. Siguiente visita: EXPLANADA DE LAS MEZQUITAS.
Parroquias de Valdeolmos y Alalpardo
Peregrinación a Tierra Santa
Parroquia de Alalpardo
Cuarto día: Como siempre nos despertamos a las 6:30 de la mañana para estar en el autobús a las 7:30, listos para la revista, y trasladarnos a Ain Karen, a las Iglesias de San Juan Bautista y de la Visitación. La subida a la Iglesia de la visitación fue un tanto dura, menos mal que era pronto por la mañana y la mayoría habíamos desayunado con “alegría”. En el patio de entrada hay una simpática estatua de María e Isabel embarazadas. En la Iglesia de San Juan Bautista, nos encontramos con la gruta que conmemora el nacimiento de éste. Campo de los Pastores. Lugar donde se sitúa la aparición de los ángeles a los pastores, allí pudimos ver una gruta que era utilizada por los pastores como refugio, y ahora está convertida en capilla. Además, hay construido un pequeño santuario que intenta imitar las tiendas de los pastores y la cúpula con pequeños orificios con cristales que simulan las estrellas. Belén, Basílica de la Natividad, en ella pudimos ver y tocar la gruta y estrella de la Natividad, en este lugar tuvimos sentimientos distintos entre el grupo, para algunos la sobrecargada decoración del lugar estropeaba su encanto y hacía difícil el recogimiento, para otros era un lugar con una fuerza especial, por ser el lugar del nacimiento de Cristo y por la veneración mostrada por los grupos de peregrinos de diferentes países con sus cánticos y oraciones. Nos encontramos con la Basílica en obras, la entrada se realizaba por una pequeña puerta que se llama de la humillación, porque todos teníamos que agacharnos, aunque la realidad de esta pequeña puerta fue evitar que se pudiese entrar al templo a caballo Quinto día, Israel: Monte de los Olivos. Gruta del Pater Noster, nos situamos en una gruta posiblemente muy frecuentada por Jesús y sus discípulos, por ello se construye aquí una basílica. La tradición medieval establece que en este lugar es donde Jesús les enseña a sus discípulos a rezar el Padrenuestro, por eso el lugar está lleno de azulejos con el Padrenuestro hasta en 140 idiomas, en idiomas españoles había unos cuantos. Luego nos dimos un estupendo paseo, hasta Dominus Flevit, donde había unas magníficas  vistas. Iglesia de la Tumba de María y gruta del Prendimiento, lugar con un encanto muy especial porque históricamente es muy posible que aquí se encontrase la tumba de María. Huerto de los Olivos, alguno de los olivos que encontramos allí pueden llegar a tener hasta mil años y ser descendientes de los que hubo en época de Jesús, en este lugar al coincidir con fin de semana había bastante más gente de lo que habíamos encontrado hasta ahora en el viaje. Junto a él, está la Basílica de la agonía, cuando llegamos estaba celebrando misa un grupo de jóvenes norteamericanos que cantaban y recitaban magistralmente, fue un verdadero placer escucharles. Piscina de Betesda, pudimos recordar el pasaje de Juan, “Hay en Jerusalén, junto a la Probática, una piscina que se llama en hebreo Betesda...Jesús le vio tendido y conociendo que llevaba mucho tiempo, le dice: “¿Quieres curarte?... “ junto a ella teníamos la Iglesia de Santa Ana, con una acústica estupenda, cuando llegamos había tres jóvenes cantando y tras finalizar el Padre Jaime y el Padre Jose Antonio nos cantaron una preciosa pieza. Por la Vía Dolorosa de Jerusalén, siguiendo los pasos de Jesús hicimos el Vía Crucis, hasta llegar al Santo Sepulcro, parte de las estaciones estaban junto a bazares y lugares muy concurridos lo que dificultaba el recogimiento. Al final, casi a la entrada del Santo Sepulcro, nos encontramos con un impresionante cartel que nos recordaba la matanza de 21 cristianos coptos asesinados por el Isis en Libia. Cuando llegamos al Santo Sepulcro, entramos por la zona custodiada por los etíopes, para lo que atravesamos un patio con dos monjes y una pequeña capilla, que nos situó directamente en el corazón de África. Una vez junto a la puerta principal, nos encontramos con una gran aglomeración de gente, enseguida nuestro guía fue a ver que pasaba, estaba cerrada la entrada por un acontecimiento de los cristianos coptos que se despejó en cuanto salieron. Una vez dentro encontramos el Santo Sepulcro en obras, aunque pudimos entrar el entorno estaba lleno de andamios, por lo que, por consenso general, tenemos que volver para verlo realmente bien. Junto al Santo Sepulcro está la Capilla del Calvario, pudimos tocar la roca, no sin cierta resistencia por parte de un grupo de cristianas rusas que intentaron el adelantamiento lateral, hasta que se encontraron con Jose Antonio que amablemente les indicó el final del grupo. Este lugar es compartido por varias confesiones cristianas, cada una de ellas tiene asignados lugares para su culto, lo que hace que la conservación de muchas de la capillas sea un tanto mejorable, además hace del lugar un sitio bullicioso que no permite el recogimiento debido a tan importante lugar. Cuando volvamos veremos como sortear estas pequeñas dificultades. Sexto día: Celebramos Misa en el Santo Sepulcro, a la que se unieron un grupo de cristianos armenios un poco despistados, el Padre Jaime les dio la bienvenida en inglés y latín, pero creemos que definitivamente no se enteraron de nada. Luego fuimos a visitar el Muro de los Lamentos, donde hay dos zonas separada para el rezo de las mujeres y los hombres, la zona de mujeres bastante más pequeña. La primera vez que fuimos nos dimos cuenta de que las mujeres salían hacia atrás sin dar la espalda al Muro, por lo que hicimos lo mismo, realmente resultó cómico vernos como los cangrejos. Luego ya nos explicaron que sólo lo hacen las judías ortodoxas. Siguiente visita: EXPLANADA DE LAS MEZQUITAS.